Todo lo que deberías saber sobre el miedo a la incertidumbre

El miedo a la incertidumbre es el gran miedo que se esconde tras el cambio que deseas realizar, es ese miedo que te susurra ¿Y si…? Lo que viene detrás lo puedes añadir tú misma.

Este miedo aparece generalmente cuando queremos realizar un cambio en nuestras vidas, un objetivo que deseamos alcanzar pero que también supone un nuevo reto, es cuando entramos en un terreno desconocido con cierto grado de dificultad y de inseguridad.

¿Qué es el miedo a la incertidumbre?

Primero recordarte que la mayoría de los miedos no se cumplen, así que partiendo de aquí ya podemos intuir que darle muchas vueltas a la pelota no es más que una pérdida de tiempo, así que es mejor gestionar que alimentarlo ya que además tiempo pierdes energía, alegría y tu vida en ese momento se va por el desagüe.

El miedo a la incertidumbre en realidad es miedo al futuro, a lo desconocido, a no saber qué pasará o a cómo enfrentarnos a algo. En realidad es la preocupación de cuando nos anticipamos a algo que todavía no ha pasado.

Este gran miedo a no saber qué va a pasar está en nuestro día a día, hay que tomar decisiones y el no saber, el no controlar lo que va a pasar nos crea ese malestar que es el miedo a lo desconocido, a que algo malo pueda pasar.

Todos tenemos esos miedos como respuesta a algo nuevo, pero el problema no es sentirlo, el problema reside en cómo gestionamos este miedo a la incertidumbre y cuando intentamos evitarlo a toda costa.

Este ha sido uno de mis grandes miedos, el que más me ha costado abrazar ya que a los que nos gusta tenerlo todo bien atadito y cumpliendo con nuestras expectativas, este miedo nos retuerce las tripas cada dos por tres, no tiene límites ni días festivos.

Si no aprendes a gestionar el miedo a la incertidumbre él te dominará de tal forma que tu vida se puede convertir en un infierno, yo he estado allí y no te lo recomiendo en absoluto.

Este miedo, tal y como puedes ver, es el miedo enfocado al futuro, es empezar a dar vueltas a lo que pasará una y otra vez sin parar y eso lo que hace es marear la perdiz, llega un momento que estás mareada y tomar decisiones desde ahí es lo peor que puedes hacer.

El estar preocupado por todo, en vez de ocuparte de ello lo mejor que puedas y luego soltar para que las cosas lleven su curso natural, lo que haces es dar por saco a todo el universo con tus exigencias y angustias, entorpeces tú misma tu propio camino.

camino incertidumbre

¿Por qué tenemos tanto miedo a lo que pueda pasar?

Tenemos tanto miedo a lo que pueda pasar porque nos gusta controlar y que las cosas salgan a nuestro gusto, nos gusta el riesgo pero en el cine y de paso a veces esperamos que nos lean la mente porque pensamos que el resto debería pensar de igual forma.

Muchas veces puede ser un patrón familiar, hay familias que siempre están con el “ten cuidado de lo que te pueda pasar” y se pasan el día preocupados porque es el estado normal, y si no es que te importa todo un pepino.

Pero la realidad es que eso no es verdad, la cuestión tal y como he comentado antes es ocuparse y soltar, y claro que se trata de ser más feliz porque no hemos venido aquí a estar pendientes de lo malo que pueda pasar y de lo mal que puedan salir las cosas, ¡hemos venido a disfrutar carajo!

No nos damos cuenta que el juicio que tenemos sobre “lo que debería pasar” no es más que nuestro ego vociferando, dando por saco y dinamitando nuestro presente y futuro, ya que lo que decidamos hacer y pensar ahora es la semilla de lo que brotará mañana.

Así que tú decides, ¿estas segura de que quieres más sopa? El único momento efectivo para hacer las cosas es ahora.

Piensa que ese miedo a la incertidumbre acaba creando de todo menos algo bueno: ansiedad, desencadena otros miedos como al no tener suficiente y al fracaso, aumentas tus inseguridades y tu autoestima se va al garete, te pones de mala leche y te irritas con nada o estás como alma en pena esperando lo peor, menudo plan de vida chica…

Y lo peor de todo es que te estás anticipando, no ha pasado nada todavía y no tienes ni pajorera idea de lo que realmente va  a pasar, y deja de menear la cabeza porque repito que no tienes ni idea, pero si vas predispuesta a que eso pase, así será seguramente, autoprofecía cumplida baby.

El universo, la vida, la fuente o como quieras llamarlo funciona así, cuanto más contagiada vayas de tu disco rayado más te dará de eso, como Murphy. Pero de igual forma si vas sintiendo que puede salir bien y que la vida te sorprenda, créeme que seguramente también lo hará, lo sé de buena tinta.

Creencias limitantes del miedo a la incertibumbre

Hay muchas creencias limitantes que sostienen este miedo a la incertidumbre, a este miedo al qué pasará y a que las cosas no salgan como deseamos.

Las creencias limitantes, tal y como dice el nombre, son aquellas creencias que nos limitan vivir nuestra vidas plenamente, son esas “no verdades absolutas”. Estas creencias se quedan grabadas en nuestra mente y nos condicionan para seguir haciendo las cosas de la misma forma, no salir de la zona de confort y por lo tanto seguir donde estamos y no conseguir nuestros objetivos.

La mayoría de las creencias limitantes de este miedo al futuro se crean desde el “y si…” ya que entramos en la dualidad en que pueda salir mal. Ahí van unos cuantos ejemplos:

  • Y si no sale bien
  • Y si no tengo suficientes recursos para afrontarlo
  • Es que a mí nunca me sale bien nada
  • En esta situación siempre me pasa lo mismo
  • Cómo me va a salir bien con lo gafe que soy siempre
  • Seguro que sale alguna pega
  • Sería tan guay que pasara pero claro, no soy suficente (guapa, inteligente, con formación, estatus) /en realidad no me lo merezo…
  • Con la mala suerte que tengo seguro que pasa lo peor
  • No sé si seré capaz porque en realidad no tengo suficiente…
  • Seguro que se dan cuenta de que no tengo tanta experiencia / no soy tan buena

Cuando te permites lo que te mereces atraes lo  que necesitas.

 

Pero, ¿cómo me lo monto para salir del miedo a la incertidumbre?

Si bien no es fácil gestionar un miedo arraigado sí es cierto que aprendiendo a gestionarlo con mucho amor es posible vivirlo de otra manera.

Tu plan B por si sale mal

Trazar un plan B por si sale mal puede ser una buena idea pero no te recomiendo regodearte en él porque cuando planificas mucho con las opciones que puedan pasar y te machacas con ello, luego sale otra cosa bien diferente, así que yo no le pondría mucha energía.

Miedos seguiremos teniendo siempre, el estrigulis que sientes cuando no sabes qué va a pasar lo puedes entender de otra forma y mirarlo con otra mirada, con mucha compasión.

Mi miedo al que pasará lo abracé en un momento en el que ya no podía más, cuando mi estómago se encogía como un puño por cualquier chorrada y me costaba tomar decisiones hasta tal punto que me agotaba también físicamente.

El miedo agota, el miedo consume, el miedo duele y te impide vivir esa vida que espera ser vivida por ti, pero tienes que dejar espacio para que pase y eso solo se puede hacer desde el amor a ti misma, tu propia compasión y entendimiento de que la vida tiene sus planes.

Cambia el valor, tu percepción

El valor de las cosas lo pones tú misma, no dependas de lo que te digan porque esos valores no son tuyos y lo que a ti te va bien igual a mí no, y hoy tienes un valor y mañana se lo quitas. Así que decide para ser feliz, decide desde el amor y no desde el miedo.

amor incertidumbre

 

En el momento que entendí que “lo que podía salir mal” o que el resultado de una “mala decisión” solo dependía de mi mirada y de lo que yo consideraba una buena o mala resolución empecé a cambiar significados y dejar paso a la magia de la vida.

La física cuántica, sé una observadora

Nunca sabes qué puede pasar pero la física cuántica nos revela que si miramos las cosas y situaciones sin juicio, desde el observador, sin catalogar de bueno o malo, el campo de las posibilidades infinitas se despliegan ante ti y la magia se pone en marcha.

En realidad el mensaje es aprender y no de si al final acertaste o no según “lo que se esperaba”. No se trata de tener la razón si no de ser más feliz.

La física cuántica nos ofrece la opción de ver las cosas sin etiquetarlas, sin juicio, sólo observando lo que está ocurriendo, con una mente inocente que en realidad no sabe, solo experimenta y aprende, siendo consciente del no control y de que lo inesperado y sorprendente siempre puede ocurrir.

Vive el presente y acéptate tal y como eres

La meditación, mindfulness, tener espacios para ti, para cuidarte y sentir lo que estás sintiendo sin juicios es fundamental para poder comprenderte y aceptarte tal y como eres, un ser perfecto, como el resto que te rodea, todas hacemos lo que podemos.

Cuando tengas el canal abierto a comunicarte contigo misma verás que la intución aumenta de forma exponencial, te anticiparás a las cosas con una extraña certeza y seguridad que te ayudarán generosamente a que fluyas con la vida.

¿Te equivocas o aprendes? Tu decides

De igual forma todas nos equivocamos, todas estamos en este viaje aprendiendo a conocernos, a querernos y dar lo mejor de nosotras y a darnos cuenta que eso de equivocarnos no es más que un resultado diferente al de nuestras expectativas, no es el fin del mundo.

Nada es tan importante y todo es relativo, todo puede cambiar en un chasquido de dedos sin que dependa de nuestra intervención.

Los hábitos tu mejor aliado

Los hábitos para el cambio de mindset y la gratitud  son los que a mí me han ayudado de forma brutal a cambiar el chip en la percepción del resultado, tú puedes cambiar el significado de lo que consideras un resultado amenazador. Cuando tú cambias todo cambia, te lo aseguro.

 

En lo que pones foco se expande, no es lo mismo pensar que si no me sale a la primera he fracasado que hacerlo desde la mirada de aprender y experimentar.

miedo incertidumbre creencias

Casi todo en esta vida es cuestión de práctica, si quieres hacer un cambio en tu vida te debes convertir en la persona adecuada para disfrutar de ese cambio y eso se hace entrenando y creando buenos hábitos que te lleven a ello.

Suelta y confía, Ho’hoponoponno

Suelta y confía amiga, da lo mejor de ti en cada momento desde lo más profundo de tu corazón por el simple hecho de sentir satisfecha contigo y luego confía en la vida, ella sabe qué es lo siguiente que tienes que aprender.

El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día,

Nada ni nadie nos hará sentir bien si primero no nos sentimos bien nosotros con nosotras mismas, así que ¿hacia dónde estás apuntando tu felicidad?

Continuará…

2019-02-22T14:51:40+01:00

2 Comments

  1. Neus 14th agosto 2019 at 4:58 pm - Reply

    Bonito y motivante!

    • MiaYarza 26th agosto 2019 at 5:59 pm - Reply

      Hola Neus,

      ¡Muchísimas gracias por tus palabras!

      Tal cual, la vida y su incertidumbre, la cual va de la mano, es como bien dices bonita y motivante, no crees? Es lo que me ha venido a la cabeza al leerte 😉

      Un besazo guapa,

¡Deja un comentario!