Mi Crisis de los 40 empieza antes de hora

Justo antes de que empezara mi crisis de los 40, esta “crisis existencial” todo fluía, todo iba bien…

3 años atrás todo era perfecto. Vivía en un ático en el barrio de Horta de Barcelona con terraza, algo que para mí fue vida y fuente de felicidad porque soy persona de exteriores. Tengo varios clientes como consultora de marketing Online y todo fluye, todo parece estar en “orden”.

Por entonces tenía novio en UK y nos íbamos viendo, a los dos nos gusta viajar mucho y nos gusta tener nuestro espacio, con lo cual era perfecto. Un día me comenta que  dónde están mis cosas personales, hacía más de 1 año que vivía ahí y no tenía colgado ni un triste cuadro en ninguna pared… nada.

cambio de vida, en UK

A lo que me doy cuenta de que sigo teniendo la misma sensación de que en cualquier comento me volveré a ir.

Todo va bien hasta que empiezo a tener muchas responsabilidades, mucho trabajo, empiezo a pensar demasiado, a querer controlarlo todo, me empiezo a tomar todo muy en serio y ahí empiezo a ver que la cosa no fluye.

Dejo de divertirme, ya casi no medito, no hago mi yoga que me ayuda a que mi espalda se comporte, empiezo a dejarme llevar por lo que la “portera del barrio” (así es como llamo a mi ego) dice y todo empieza a volverse algo mediocre y gris.

Empieza mi crisis existencial antes de hora, camino de los 40…

 

Mi Crisis existencial

Toda mi vida he leído mucho sobre espiritualidad, desarrollo personal y autoconocimiento, gracias a mi hermano mayor y que en mi casa, aunque no hemos ido nunca sobrados económicamente, libros no han faltado, más bien lo contrario.

Por entonces conocí la existencia de Enric Corbera que es especialista en neuroemoción, me lo metí directamente por la vena, no podía parar de ver los vídeos y leer artículos, además de volver a meditar y hacer yoga que tanto me conecta conmigo misma.

Por entonces me cuesta concentrarme en otra cosa que no sea en mí, no tengo ganas de salir, vuelvo a estar soltera y no tengo ganas ni de tirar de Tinder, todo el día en la terraza de casa, viendo vídeos y leyendo libros de desarrollo personal, llegué a pensar que se iba la olla con tanto misticismo, y puede que un poco así fuera..

¿Estaba realmente haciendo lo que había venido a hacer? ¿estaba realizando mi propósito? ¿por qué otra vez había dejado de divertirme en el trabajo? ¿era yo o era el trabajo?

Me vuelvo a dar cuenta que estoy agotada, que quiero un cambio en mi vida, que quiero hacer algo con todo lo que he aprendido sobre espiritualidad y desarrollo personal, pero no sé el qué y las opciones que veo no me gustan, no me acaba de cuadrar.

A todo esto, uno de mis exnovios está viajando por Asia, a mí me encanta Asia y ahora nos llevamos bien, así que pienso que no es mala idea irme una temporada a viajar, que es lo que había querido toda la vida.

 

Tengo que tomar una decisión: proyección laboral o viajar

Justo en ese momento me habían contactado de una empresa basada en Londres, me ofrecían un puesto de project manager para llevar la digitalización de otra multinacional muy importante en Barcelona, una oportunidad realmente buena, firmo el contrato antes de decidir que me voy.

Así que encrucijada! Mi vida generalmente funciona así, me gustan los riesgos y las apuestas porque generalmente es lo que va apareciendo en mi vida de forma constante, me generan cambio.

Paso muchos nervios durante un mes pensando qué quiero hacer, qué hago con mi vida otra vez!!!

 

Pero ¿Qué hago con mi vida?

En mi cabeza no paran de pasar frases como: ya estás otra vez, no me extraña que digan que eres culo de mal asiento, porque no te estarás de una vez quietecita, así no vas a llegar a ningún lado si no paras, etc…

Además, en ese entonces estaba a punto de cumplir los 39, y claro, aunque yo nunca había querido casarme ni tener familia igualmente se asoma el dichoso reloj biológico diciendo: sisi, pero estás segura? Que ya no hay vuelta atrás, eh maja!!!

Venga… vamos a ponerle un poco más de especies a este pupurri de ideas, un pellizco de indecisión, dos puñaos de caos, 2 hojas de agobio y un largo etc..

Así que cuando me harto de chorradas de ese tipo, me cabreo y digo: a la mierda!! Yo me piro que para algo es lo quiero hacer desde siempre.

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana”.- Walt Disney

Sí, cuando me vienen los “must” a la cabeza me sale la rebeldía de decir: ¡pues no me da la ganaaaaaaaaaaa!, ¡Déjame en paz!, a la fuerza conmigo ni de coña.

 

¡Ahora o nunca! es el momento de tirarme al vacío

Así que es ahora y tiro con voltereta doble a la piscina y de cabeza, y ya veremos si mientras salto hay agua o tengo que pillar la manguera en el doble, rezar y abrir el grifo para no meterme el gran ostión.

Mi hermano siempre me dice que “Mia, no te engañes, a ti te va la marcha, incluso si no lo ves claro con tal de que haya aventura tú te tiras y luego ya te apañas”.

La verdad es que si de algo puedo estar orgullosa de mi familia es su apoyo incondicional de hace muchos años, o de tirar la toalla según se mire pero me considero una persona optimista. Yo había sido una niña muy difícil de pequeña pero luego ellos supieron aceptarme incluso antes que yo.

Así que era momento de desmontar mi vida y montar la nueva en tan solo una mochila de 15kg.

Y en ese momento, ante esa decisión sentí aquello de:

“Hoy es el primer día del resto de tu vida”. (Autor desconocido)

 

Desmontando mi vida

Desmontar el piso y hacer cajas de nuevo (ya que la última vez conté que me he cambiado de piso unas 20 veces en mi vida) es un auténtico coñazo, pero a la vez muy liberador porque con tal de no pensar se va al montón de tirar o regalar.

El momento de mudanza es el mejor para hacer limpieza, tanto física como mental, a la basura todo lo que ya no sirve, regalar lo que no usas, lo que ya no te va, lo que ya es viejo, etc. Ideal para dar espacio a lo nuevo, y no hablo solo de cosas.

“Lo más importante al empezar a tirar lo que ya no usas es no pensarlo demasiado”

Justo antes de emprender el viaje se me caen clientes que no les acaba de convencer la idea de que trabaje a distancia, menos mal que trabajo online y que igualmente no me ven el pelo, pero bueno, ya es tarde para volver atrás.

Mia, confía que ya se arreglará…

 

Cambiar de vida a los 40 viajando por Asia

Los primeros meses de cal y arena.

Mi primera parada fué Thailandia y tengo que decir que allí me reencontraba con un exnovio mío. Todos ya sabemos que las segundas partes nunca fueron buenas. Así que como amigos fuimos yendo y viniendo, pero también sabemos que esto tampoco funciona por mucho tiempo.

Así que el primer mes viajé acompañada y me fue como anillo al dedo para preparar mi estreno y viajar sola de verdad.

cambio vida Thailandia

SAMSUNG

Anteriormente había viajado sola pero no a gran escala, y menos como forma de vida y por otro continente. Pero al fin y al cabo me he dado cuenta que es lo mismo…

…porque en realidad nunca estás sola y siempre lo estás 😉

 

El peor estreno de la historia

La primera vez que me quedé sola fue en Malasya, mi llegada a Malacca fue un auténtico desastre.

Tras más de 12h de viaje en bus que debían ser unas 8h llegué muy tarde al hostel, con una superqueja de un cliente, sin comida, una mierda de habitación, trabajando en el suelo hasta las 3am para arreglar el marrón y finalmente, cuando me voy a la cama rota rotísima, los muelles se me clavaban en toda la espalda, la puerta era de papel de fumar y podía entrar cualquiera.

Esa noche fue la primera que lloré y mucho pensando qué coño estaba haciendo y que quién me  había mandado hacer de Willy Fog versión 40añera, pero también fue la última.

 

La magia de viajar sola, oh yeah!!

Al día siguiente conocía a dos chicas que luego me volví a encontrar en otros países, e incluso a una en un avión de casualidad, muy bestia!

Total que ese día nos invitaron a street food, bailamos con gente en la calle, nos hicimos fotos de grupo con gente muy molona y pasaron un sinfín de sorpresas!

Después de un día de mierda llega la magia de viajar

 

En Malaca cambio de vida

Esta situación me pasó varias veces durante el viaje, después de una experiencia dolorosa, cuando volvía a viajar sola la vida me presentaba situaciones llenas de magia, la vida me indicaba que este viaje era mi gran viaje y que no aceptaba acompañantes.

 

Adaptándome a mi nueva vida: ser nómada digital

Los primeros meses viajé por Thailandia, Malasya, Indonesia, Singapore, Filipinas y Sri Lanka. En algunos de estos países ya había estado antes pero no me importó volver con amigas que vinieron a pasar sus vacaciones.

No fue fácil del todo integrar las vacaciones de otros con mi viaje, ya que yo ya llevaba tiempo viajando y vas cogiendo tu propio ritmo.

Intentas mantener un ritmo que te vaya bien, pero noté que me costaba adaptarme a los de los otros porque todavía estaba intentando pillar el mío.

La verdad es que creo que hasta que no lo vives en tus carnes puede ser complicado entenderlo. La verdad es que al principio estás con mil cosas, trabajando, la wifi, decidiendo dónde iras luego, billetes, visas, dinero, incertidumbre, soledad, vértigo, te estás intentando adaptar a ser nómada, una nueva forma de vida.

Nómada digital

Cuando viajas y no estás de vacaciones, realmente valoras otras cosas, no tienes prisas ni quieres verlo todo, aprecias más el saborear las cosas, el estar hablando con gente local o ver una puesta de sol que correr todo el día para ver lo que sale en las guías, valoras el estar bien antes que nada más.

Si tú no estás bien contigo, nada de lo que te rodea lo estará así que aprende a respetarte, tú eres lo primero y esto no tiene nada que ver con el egoísmo.

También aprendí a que lo realmente importante también son las personas que están contigo, que es un tiempo muy valioso porque cuando se van sientes el vacío, yo notaba un vacío cada vez que me despedía.

En cada momento sé consciente de tus prioridades, qué es importante para ti porque todo pasa y el tiempo no vuelve.

Así que tienes que encontrar un equilibrio entre lo que quieres, lo que necesitas, los deseos y las necesidades de los que están a tu alrededor y decidir que te aporta mayor tranquilidad, a veces ya no es lo que realmente quieres sino lo que te trae paz y tranquilidad.

Llega un momento que ya no quieres tener razón sino que prefieres estar bien.

Más tarde vi que compartir mi tiempo con viajeros de hostel fue una apuesta segura casi siempre para mí, todo es mucho más flexible, sin compromiso y con mucha predisposición y tolerancia. Igualmente seguía sintiendo el vacío cuando alguien se iba pero lleno de gratitud por haber compartido experiencias juntos.

 

Work Away, aprendizajes del voluntariado

En Sri Lanka decido realizar un work away, trabajar unas horas en un guest house a cambio de hospedaje, comida y conocer de más cerca la vida local.

La experiencia fue enriquecedora a nivel personal y no os váis a creer cuál fue mi aprendizaje…

En Asia los ritmos son leeeentos, como si cocinaras un buen caldo; pues empecé a correr de un lado a otro y a estresarme cuando el resto iban con su pachorrismo, y una vez más entendí que se estresa el que quiere, es una forma de vivir pero de las de mierda.

La dueña del lugar al verme con las prisas un día me paró y me dijo con una gran sonrisa: Mia cariño, no corras, relájate que estás en Sri Lanka y además estás aquí para echar una mano..

Menuda colleja más rica que me dio!!! Relax Mia, aprende a disfrutar que no hay premio por llegar la primera, pero sí por disfrutar de lo que haces.

“No tengas tanta prisa por llegar a tu objetivo y toma conciencia de disfrutar del camino, del ahora, es lo único que existe y no volverá”

 

Lo que India me enseñó en mi reinvención

India sacó lo mejor y lo peor de mí

A India fui durante el viaje 3 veces; tuve una relación que la llaman de amor y odio, y a día de hoy reconozco que tiene algo que te atrapa, una magia que no sé describir pero que te envuelve; además de ser el lugar más sucio y pesado que he visto en mi vida y de largo.

La segunda vez que viajo a India es cuando realmente siento que empieza mi aventura, no viene nadie a verme, nada en el horizonte, yo sola sin ninguna expectativa ni plan “ni ná de ná”.

Lo mejor de India para mí es que aprendo a estar completamente sola como ya explicaré más tarde. Viajé contra los consejos de ir en transporte público sola y de noche, a lugares donde no hay turistas y sin alojamiento reservado entre otras.

Eso sí, muchas veces las imprudencias no fueron a propósito, allí todo se alarga mil horas más, y a veces es que es la forma óptima de hacerlo y lo haces y luego te sale el “ups…”.

Lo peor fue que está todo guarrísimo, los transportes te sacan de los nervios porque tuve que dormir en el andén en más de una ocasión, son superlentos y muy muy pesados pero esto, como todo en esta vida, tiene su explicación.

Ser mujer blanca y rubia en India es como ser una Rock Star! Todo el mundo te mira con la boca abierta, sin pestañear, algunos babean y te están chuscando con la mirada de una manera salvaje, así que mejor que te adaptes porque es el pan de cada día.

cambio vida India

Pero luego entiendes que sería como venir a España en los años 50’, a cualquier pueblo. Me gustaría ver la cara de mis padres cuando eran pequeños, al ver una mujer sola de otra cultura dando vueltas entre las vacas, me parto!

Pero también son gente que te lo da todo, te quieren ayudar siempre y yo me sentí más que arropada, ayudada, mimada y valorada. Así que finalmente les perdono todo porque además me chifla el curry, el nan y toda su gastronomía.

Creo que podía haber vuelto a Barcelona rodando si me lo  hubiera propuesto!

 

Hata yoga en India: Training teacher course

La primera vez que entro en India lo hago para hacer el curso de profesora de Hata yoga, pero no me da tiempo hacerlo todo ni estoy preparada para las 200h, así que hago las 100h.

Estaba en Sri Lanka y aunque casi nadie me lo recomendaba pensé en ir, hace el curso y con la excusa darme una vueltecilla, ver la viabilidad de viajar por allí porque me molaba India de siempre y así lo hice.

Así que me voy unos 25 días, empezando por Madurai, viajando mil horas en tren para llegar al curso de yoga y aunque se dice rápido fue una aventura donde conocí mucha gente que salió realmente de la nada en medio de una carretera oscura solo llegar a India.

El curso de yoga fue durísimo, la verdad es que yo hago yoga desde peque, yo era superflexible y me llevé muchos cachetes por estar espatarrándome por todos lados pero a mí me gustaba explorar hasta donde me podía doblar.

En mi casa había un par de libros de Yoga, así que yo los pillaba e imitaba las posturas, además hacía clases de ballet, algo de acrobacia y el tonto, ¡cómo me gustaba reírme y hacer el chorras por dios!

Durante 10 años, de los 25 a los 35 estuve casi sin poder hacer ejercicio por una lesión en la espalda. Los estiramientos con posturas de yoga fueron mi salvación. Por eso quise hacer el curso, el yoga es más que ejercicio para mí, es una forma de vida que me hace estar conectada conmigo, con mi esencia y me ayuda a tener una vida con movilidad normal.

La experiencia fue muy bestia durante el curso, a la vez hacía trabajos online, fue una locura e imprudencia por mi parte. Otra vez Mia y sus prisas y el agobio de hacerlo todo  perfecto y para ayer.

Total, que me puse mala obviamente, pero resultó que era habitual, pero yo con más razón.

curso de yoga en India

Eso sí, aluciné con el nivel con el que salí de allí. La verdad es que aunque haya hecho muchos años yoga había sido siempre un nivel hiperbásico porque es lo que mi cuerpo aceptaba, pero esta vez me superé con creces.

Y me di cuenta de otra cosa, cuando no hay expectativas y das lo mejor de  ti, no tienes ni pajorera idea de a dónde puedes llegar, pero lo haces muy lejos amiga!

 

Aprendo a estar completamente sola

En India llego a estar temporadas en lugares inhospitos hipersola, mucho tiempo lo hice durmiendo en guest houses y viajé por lugares donde no hay mucho turismo western, así que aprendí a estar sola, sola, solita, sola.

El estar mucho tiempo sola te da para plantearte muchas cosas, pero aquí os voy a contar lo que vi más claro en este viaje. Comprobado por y para mí, y quien no quiera que no se lo crea pero en esta vida solo se trata de ti, todo habla de ti…

La vida es como un espejo: te sonríe si la miras sonriendo.- Mahatma Gandhi

Con esto quiero decir que todo lo que ves alrededor tuyo eres tú también, todo habla de ti, todo lo que te pasa viene de ti y para ti, y que todo lo que te molesta de los demás y de las situaciones está en ti, y todo es todo.

Durante el viaje es mucho más fácil verte y pillarte infraganti. Veía que cuando estaba flamenca todo fluía, conocía gente guay, pasaban cosas extraordinarias y me debería.

Cuando estaba en mi agobio, sin meditar ni haciendo yoga, secuestrada por mis pajas mentales, entonces todo era una agonía!!

Como puede ser que estés solo y de mala ostia si no ha pasado nada? Porque siempre todo está en ti y la forma de darnos cuenta, porque nos hacemos los locos, es cuando lo vemos fuera y duele!

Entonces empiezas a experimentar, tu vida se vuelve un laboratorio a lo «Cheminova» pero tirando la toalla del control y las trampas. Además, empecé a practicar el ho’oponopono sin saberlo, y realmente funciona… vaya si funciona, pero tienes que tener un poco de paciencia y confiar, son los ingredientes básicos.

Ahí va un poco de la técnica:

1.- Gracias, porque todo lo que sucede es para mí y hay algo que no estoy entendiendo bien y por eso me mosqueo, porque no lo entiendo pero gracias

2. – Lo siento porque en este momento no soy capaz de entenderlo.

3. – Y por último confía porque todo sale bien al final, no hay otra.

Así que suelta y confía Mia! Suelta y confía…

 

Ventajas y desventajas de viajar a India sola

Este tema da para un artículo bien completito sobre mi experiencia, pero aquí os dejaré unas pinceladas porque es algo que me han preguntado y mucho, especialmente sobre la India.

Las ventajas como he comentado anteriormente es que siendo mujer y blanca se mueren por ayudarte, por saber de ti y te adoran, además te ven super valiente por viajar sola.

También noté racismo en India, te tratan como si fueras de una raza superior y ves que cuando hay un Indio del sur que es más moreno o de una casta inferior le tratan muchas veces a patadas. Eso da coraje pero a la vez es algo que ellos tienen que solucionar.

Una cosa que he aprendido viajando es que no somos nadie para juzgar, cada país y cada pueblo tienes sus pros y sus contras, como las personas, tienen su ritmo y sus aprendizajes y cada cual que se centre en lo suyo que nadie es perfecto ni tiene una historia impecable.

Otra ventaja es que en lugares de fiesta no pagas ni entrada ni consumiciones, eso a todas las chicas en general pero siendo western mucho más! Les llenas el garito y eres así como “la gogo estrella de la noche”. Así que prepárate amiga, ligarás como nunca.

Las desventajas son pocas diría yo, hay que tener un poco de cuidado pero a la que estás mucho tiempo por allí ya bajas la guardia y actúas como siempre, yo no vi mayor problema, pero eso no quiere decir que no lo haya.

Puedo decir que tras unos 8 meses viajando por India me sentí muy segura y protegida y tengo mil historias de personas que me han ayudado en momentos complicados.

 

Lo que aprendí trabajando en India

En un momento de voy a Goa, la costa turística de India. Allí hay mujeres de India que se permiten vestir normal y tienen una visión de la vida mucho más abierta, más europea.

Justo cuando me quedo casi sin trabajo, rozando la crisis laboral me aparece un ofertón para ayudar una empresa de “speed dating” a hacerse sitio en el mercado y dar la oportunidad a la gente de conocerse y de elegir con quien se casan.

speed dating India

Llega un momento que sueltas y te das cuenta que tanto agobiarte, tanto preocuparte y tanto blablá solo alarga la agonía. La vida tiene planes para ti pero está esperando a que dejes de dar por saco, que te apartes y dejes sitio para dártelo! Sería algo así como.. ¡quita coño que voy pa’llá”.

Suelta y confía Mia, sueltaaaaaaa….

Eso fue toda una aventura sociológica y viajando a los eventos cada fin de semana! Hablando con la gente joven sobre castas, matrimonios de conveniencia, ligar en India, noviazgos, sexo y mucho más…

La vida te sonríe si tú la sonríes a ella!

Durante mi estancia en India intento montar varios proyectos, tanto físicos como online pero hay algo que no acaba de encajar… no fluye y ante ello dejo de presionar.

Hace tiempo que la vida me dice que haga, pero que haga yo sola, que confíe en mí…que no necesito a nadie pero que colabore con todo el que pueda y que agradezca esa ayuda.

 

  • Cumplir los 40 soltando fue pura magia

Durante todo el año fui planeando mi 40 cumpleaños, miré de juntarme con 2 de mis mejores amigos que viven en Singapore pero finalmente por alguna razón no pudo ser.

Mil planes surgieron hasta que me cansé y desistí de hacer planes. Lo que pasó fue que al viajar a Nepal para renovar mi visado en India para otros 6 meses, justo cuando estaba mirando para hacer el trekking en base camp de los Himalayas, me hospitalizan de madrugada con piedras en el riñón.

Fue toda una aventura llena de magia y de dolor a rabiar, pero finalmente tras posponer la intervención por problemas del seguro con el hospital, expulsé yo solita las piedras! Fue como un milagro…

Suerte tuve de tener una amiga nefróloga con contactos en Nepal, me sentí muy arropada.

Además, justo el día de la hospitalización conocí una chica ese mismo día y me vino a visitar casi cada día al hospital porque además la liábamos un poco parda, fue intenso también.

Dentro de todo fue divertido y quizás os lo cuente un día porque la vida muchas veces tiene un as bajo la manga.

Aun hoy, cuando recuerdo esa experiencia sigo sintiendo un gracias enorme a todos!!

Al salir del hospital decido ir a un Ashram porque sé que me sientan de maravilla y salgo tan hecha polvo que necesito vida sana, buena alimentación, naturaleza, yoga y meditación.

Mis cumpleaños tienen fama de ser sonados y este no fue menos! Fuimos ese día 3 personas del Ashram a pasear y a visitar monasterios y fue una experiencia mística, meditando con los monjes tibetanos, sus oraciones, vimos todo tipo de animales por el camino, gente que nos regalaba cosas, fue un cumpleaños muy espiritual y lleno de magia.

cumplo 40 Nepal

 

Más cambios: Emprender a los 40

Cuando vuelvo a la India después de pasar una temporada en Nepal muy intensa la cosa no fluye, es casi navidad y llevo 15 meses dando vueltas por Asia.

Entro un poco en psicosis, mil cosas en la cabeza, pero tengo claro que voy en camino de mi nuevo propósito, que ser marketiniana me ayudará, que me estoy sacando el curso de coach y estoy haciendo otros para generar ideas.

Así que como necesito parar, indagar y ver qué camino cojo decido ir a ver a la familia a Barcelona y parir mi nuevo proyecto con la comodidad.

 

Tras 15 meses viajando por Asia vuelvo a Bcn

Las vueltas siempre trastocan pero esta estaba llena de emoción porque mi aventura continuaba.

Me pongo manos a la obra a trabajar en mi proyecto personal y lo que pensaba que iba a montar en 3 meses, me lleva 8 porque no contemplo las mentorías y voy a mi rollo.

Actualmente me he gastado en formación, en herramientas y en tiempo una auténtica barbaridad, pero sabéis qué? Feliz es poco, porque estoy creando mi propio proyecto desde el corazón y para ofrecer mi propia experiencia.

Después de causalidades muy graciosas llegué a Inteligencia Viajera, donde a través de su mentoría me están ayudando a crear mi nuevo proyecto de vida, algo en lo que realmente creo y sale desde mi esencia.

Desde que llegúe a la END puedo decir que aunque es duro porque me lo estoy monando prácticamente todo sola, vi el camino claro clarinete y colaboras con gente estupenda!!

 

Mi proyecto de vida, mi propósito.

Nunca sabes dónde vas ir a parar, como una buena amiga me dijo de forma muy bonita hace apenas un par de días:

La vida tiene sus propios planes así que deja de darle tantas vueltas que es ella la que decide, así que déjate fluir.

emprender a los 40

Estoy tan agradecida a la gente que tengo a mi alrededor por su ayuda, sus palabras sabias y su apoyo, que sólo puedo dejar que siga fluyendo, soltando y confiando porque desde ahí me siento libre y en paz.

La crisis de los 40 como veis puede dar mucho de sí, y suerte he tenido:

  • de estar bien rodeada de amig@s y familiares con tanta generosidad
  • de que me apoyen incondicionalmente
  • de seguir queriendo ver el vaso medio lleno
  • de querer seguir divirtiéndome, que es la esencia de la vida
  • de darme cuenta de que hay otra forma mejor de vivir sin la queja ni el juicio
  • de dejar de correr y agobiarme para soltar y confiar
  • de seguir dando las gracias cada día porque es un nuevo comienzo
  • de que me ayuden a crear mi proyecto
  • de tener acceso a toda formación e información que quiera
  • de poder viajar libremente
  • de que nada es tan importante
  • de ser europea y haber tenido tantas libertades
  • de querer seguir aprendiendo, creciendo y cambiando
  • de ser mujer y de tener 40 años

Y la lista sigue y sigue….

Espero que te haya gustado como empezó la aventura de mi nuevo proyecto y cambio de vida! y tú? quieres hacer cambios en tu vida? crees que podrías mejorar tu vida de alguna otra forma?

Espero tus comentarios aquí abajo! a mi me encanta explicar historias que pueden servir a otros pero me encanta escuchar las vuestras también!  Y tu comentario le puede servir a otros, los sabías?

Cuentame andaaa…. 😉

Because caring is sharing!! que quiere decir que compartes porque te importa 🙂